No se deben confundir las bombillas LED con las CFL aunque a veces puedan tener el mismo aspecto y/o casquillo. Las bombillas LED se suelen caracterizar por tener un gran número de LED (pequeños puntos de luz) y las CFL suelen mostrarse como un conjunto de uno o varios tubos fluorescentes. Es importante saber distinguirlas ya que son tecnologías muy distintas. Cada una con sus ventajas e inconvenientes.

Qué es CFL

La CFL (Compact Fluorescent Lamp), bombilla de bajo consumo o fluorescente compacta se han desarrollado desde los tubos fluorescentes, optimizando su forma y haciendóla más compacta. Se crearon para sustituir las de tecnología incandescente y para mejor ahorro energético. El tubo esta enrollado para reducir espacio y lleva un pequeño circuito electrónico (balasto electrónico) que está ubicado en el casquillo de la bombilla, que elimina los problemas de arranque y la mayor parte del parpadeo asociados a los fluorescentes.

Entra aquí y busca tu modelo idóneo de bombilla LED

modelos de bombillas de ahorro

Qué es LED

La palabra LED es un acrónimo de las palabras inglesas Light Emitting Diode, es decir, diodo emisor de luz. El diodo LED es un dispositivo semiconductor que genera luz visible al ser atravesado por una corriente eléctrica constante. Te dejamos el enlace del artículo Qué es la tecnología LED por si quieres profundizar en el tema de la tecnología LED.

¿Buscas bombillas fluorescentes? Pincha aquí y encontrarás una gran selección.

Diferencia 1. Su constitución

tipos de CFL

En primer lugar, las paredes de los tubos fluorescentes de las bombillas CFL están recubiertas de fósforo y contienen vapores de mercurio y gases inertes, a diferencia de las LED que no contienen ningún tipo de gas.

composicion de una bombilla fluorescente

Diferencia 2. Peligrosidad

Las bombillas de bajo consumo son potencialmente peligrosas por sus componentes: que se rompa en el interior del hogar una de estas bombillas supone un riesgo para la salud, y los fabricantes aconsejan ventilar muy bien la estancia durante al menos 20 minutos. Los gases emitidos al aire son potencialmente tóxicos por lo que también es aconsejable salir de casa, cambiarse de ropa, lavarse, etc. Hay quien recomienda incluso desechar la escoba con la que se han recogido los restos de la bombilla rota, por haberse quedado en ella adheridas partículas y polvo tóxico contenido en el interior de esta, que esparciremos por el resto de la casa cada vez que usemos esa escoba. Además que a la hora de deshacernos de ellas, no se pueden tirar a la basura normal sino hay que llevarlas a un punto limpio que tenga licencia para recoger elementos tóxicos. Todas estas medidas no son necesarias con una bombilla LED.

procedimiento cuando se rompe una bombilla de bajo consumo

Diferencia 3. Encendido

Otra diferencia es que una bombilla LED se enciende y se apaga de manera instantánea, mientras que las bombillas CFL tardan unos segundos en alcanzar su iluminación máxima, y de hecho, cuantas más veces se encienden y se apagan éstas, más se acorta su vida útil, lo que no ocurre con las LED.

Diferencia 4. Tamaño

También las bombillas CFL son generalmente de un tamaño mayor que las bombillas LED, al tratarse como decíamos de unos tubos fluorescentes que ocupan como es lógico un espacio mayor que unos cuantos diodos.

Diferencia 5. Precio

El único aspecto en el que una bombilla CFL supera una de LED es en el precio: definitivamente son más económicas, aunque duran menos (duración del LED 25-50000h y CFL 8000h) y consumen más por lo que cabe plantearse a la larga si realmente merecen la pena, si cabe más aún con la tendencia a la baja de precios en el mercado del LED.

¿Te hemos convencido para cambiar tus bombillas a las de tecnología LED?